¿Qué es Jardín Jamchen?

Jardín Jamchen es un bosque Natural comestible. Un bNc es un espacio de climax diverso y armónico creado gracias a la integración plena entre el Ser humano y la Naturaleza. La esencia y el fundamento es la práctica de la Agricultura Natural. La Naturaleza nos ayuda a impulsar el conocimiento interior, a reconectar de nuevo con Ella y a tomar consciencia de la verdadera fuente de la vida. Desde el trabajo de restauración de nuestro ecosistema Natural, pasando por la práctica del "no-hacer" taoista, hasta llegar a la unión completa con la Naturaleza, se encuentran las formas de transición Natural, que están relacionados directamente con la propia transición de nosotros mismos. Es por eso que la realización del b.N.c. es la realización de nuestra propia espiritualidad.

El joven jardín, que comenzó hace unos catorce años, alberga más de cien distintas especies y subespecies de árboles, entre ornamentales y frutales, y una rica variedad de arbustos, silvestres, aromáticas, hortalizas y frutos. Todo el lugar está concebido como dharma espiritual, meditación-contemplación, música, poesía, filosofía y conocimiento de los árboles. Actualmente, es también un centro de desarrollo, investigación y promoción de la Agricultura Natural.

Toda la finca de Jardín Jamchen es Natural, no se ara, no se deshierba, ni se usan compost preparados, ni químicos o fertilizantes. Dando importancia a la biodiversidad arbórea y de coberturas, donde se conectan todos los elementos y que sirve de eje fundamental del climax Natural del lugar, según los conocimientos del cultivo Natural inspirados por mi propia experiencia intuitiva de años y recientemente en la filosofía del maestro Fukuoka. La base de trabajo siempre ha conservado la idea de respeto a la espontaneidad de la Naturaleza con la mínima intervención, con el objetivo de que sea la propia Naturaleza la que vaya informando sobre sus necesidades hasta conseguir una “relativa” auto-sostenibilidad. En algunos lugares ya se ha conseguido esa autosuficiencia, como es el caso del bosquete de cipreses laylandys con un buen ejemplar de cedro del Himalaya o la zona donde se asienta un magnífico roble andaluz (Quercus canariensis), un olmo (Ulmus pumila), un alcornoque (Quercus suber), varios arces (arce pseudoplanus, negundo y platanoides), varios madroños (arbustus unedo), un cornejo (Cornus sanguínea), etc, y varios frutales como nísperos, perales, manzanos y almendros. Pese al reto de la zona semi-arida donde se asienta, no falta el agua de las acequias y, en algunas zonas, los árboles ya van dejando sus rastros de materia orgánica, alimentando el terreno y haciéndolo más fértil con lo que se han podido plantar frutos de bosque, como arándanos, grosellas, fresas, moras sin pinchos, physales, frambuesas, y otras especies más exigentes en cuanto a suelos.

En algunas zonas de transición; donde aún no se conforma bosque N. c. maduro aún y abundan las gramíneas y especies silvestres de secano del tipo a las bolinas, las lavandas cantueso y los tomillos; se desbroza todos los años. El manto de paja dorada que cae en el suelo lo va nutriendo y está dando unos resultados asombrosos en pocos años.

El jardín cuenta también con una zona de árboles y plantas autóctonas representativas del Parque Natural de Tejeda y Almijara, donde hace linde. Recorren jóvenes pinos y cipreses de diversas especies, robles, alcornoques, tejos, lentiscos, durillos, retamas, jaras, rascaviejas, aladiernos, salvias y un largo etc. Otra zona es "El rincón oriental o hilo rojo", que alberga un paseo de tuya esmeralda, enebro chino, diversos bambúes, tipo sasa japónica o bambú bisetti. Este es un espacio dedicado principalmente a plantas de origen oriental y especies de hoja roja, aunque también las hay amarillas o doradas otoñales de hojas caducas e incluso de hoja perenne. Así, tenemos combinadas las especies como liquidámbar, fresno, kaki, abedul, sophora japónica, árbol de júpiter, arce japonés, con laureles, pinos y un alcornoque. El paseillo bajo la tarima de meditación nos lleva por un arriate de lavandas, damas de noche, glicinia y rosas. La zona de huerto de hortalizas con aromáticas está generalizada por los diferentes lugares que se salpican por toda la finca, pero se concreta fundamentalmente en la que ocupan los bancales de origen árabe. En dichos bancales encontramos también intercalados, por encima de las hortalizas, diferentes frutales (nectarinas, paraguayos, moreras, cítricos, albaricoques, nashis, pistachos, olivos, higueras, por mencionar algunos. Existen también algunas zonas preparadas ya con una gran diversidad de aromáticas, como otras preparándose para comestibles silvestres especiales y medicinales que se ubicarán debajo de frutales en crecimiento como ciruelos, membrillos, cerezo y otras especies emblemáticas como es el gingko biloba o los pequeños arces de Montpellier. Del mismo modo, hay habilitados zonas de investigación donde se intenta conseguir la adaptación necesaria de ciertas hortalizas difíciles, debido a sus excesivas hibridaciones genéticas, al sistema de agricultura Natural.

Por último, la zona del cauce de la acequia se está aprovechando para plantar árboles de tamaño como nogales y castaños, también existen otras plantas entre medio como son bambúes, cañas, sauces y álamos, entre otros.

En su origen era un almendral, hoy día los almendros, que fueron los árboles madre, conviven armónicamente junto al resto de la gran diversidad de especies de plantas. Un precioso espectáculo Natural que nos ofrece un gran abanico de colores, formas, sonidos, sabores y olores en cada época del año.

¿Cómo se llega?

Lindando con el Parque Natural de las Sierras de Tejeda y Almijara, viniendo de Canillas de Aceituno dirección a Sedella, por la carretera Ma-126, a unos dos kilómetros antes de llegar al pueblo de Sedella, torcemos a la izquierda por el camino que conduce al Molino, tras pasar a unos pocos metros un corral de cabras, cogemos la primera bifurcación a la derecha, y después de unos 100 metros a la izquierda ¡ya estamos!

Actualidad: